Música para conquistar corazones

Precedidos por marcar la historia de la música popular en Colombia llegaban Aterciopelados a La Mar de Músicas de Cartagena abriendo el concierto del Parque Torres. Les cogió el testigo Estricnina, la banda formada por los artistas gaditanos Juanito Makandé y El Canijo de Jerez.

El doble concierto del auditorio Parque Torres protagonizado por Aterciopelados y Estricnina era el plato fuerte de la segunda jornada del festival La Mar de Músicas. El grupo colombiano liderado por Andrea Echeverri y Héctor Buitrago saltó al escenario en primer lugar y puso la nota de color y sabor caribeño a la noche. Y es que colorines y lucecitas no faltaron en ningún momento, sobre todo en las vídeo proyecciones que poblaron todo el concierto. También en el corazón luminoso de la camiseta de Andrea y en las vestimentas del resto de la formación.

Vienen de tocar en los festivales españoles BBK, Portamérica y Río Babel, y lejos de parecer cansados, los de Colombia hicieron de Cartagena su fiesta particular con temas como ‘Soy la semilla nativa’, ‘Luz azul’ o ‘Yo’. Este último, con mensaje en la letra para Residente; “Yo no quiero ser Calle 13, aquí las tengo pa’ que me las bese”.

Andrea no dudo en mandar saludos rechinantes y besitos aterciopelados para los colombianos, los latinos y los españoles entre los presentes, para luego acabar con un desconcertante, aunque jocoso comentario: “Aquí estamos, conquistados con conquistadores”. Tampoco faltó el reciente homenaje en forma de canción para el compositor mexicano Juan Gabriel, que falleció el año pasado, con ‘He venido a pedirte perdón’. Se fueron con buena onda y con el auditorio en pie mientras repartían caramelos de café colombianos y ‘frisbees’ artesanales que el propio grupo lanzó.

Cambio de instrumentos veloz para pasar del reggae aterciopelado a la rumba rock, el arte, el jolgorio y el descaro de los gaditanos Juanito Makandé y El Canijo de Jerez con su nueva formación Estricnina. Andan presentando su primer disco, ‘Hemos visto cosas que harían vomitar a un muerciélago’. Sin embargo no fueron unos murciélagos los que dieron la bienvenida al grupo, sino dos astronautas que salieron al escenario lentamente tras el pitido de una sirena de emergencia y un código morse. Todo muy bizarro, aunque nada de que sorprenderse con estos dos artistas.

En esta ocasión no hubo proyecciones en la macro pantalla, pero sí cuatro luces leds grandes de colores que dibujaban pequeños símbolos e incluso letras en algunas ocasiones. Sonaron ‘Oye mujer’, ‘Tanguillos del canuto imposible’, ‘Caños de Meca’ y hasta una versión de ‘Salir’ del grupo Extremoduro. “Este sitio tiene algo de magia compadre”, le dice el uno al otro con esa gracia gaditana que solo ellos tienen, “Esto quita el ‘sentío'”, le contesta el otro en un diálogo de colegas y se despiden deseando larga vida a La Mar de Músicas con el tema ‘Pedaleando’ y con El Canijo de Jerez corriendo enloquecido por todo el escenario.

Donbuscador

Autor: Donbuscador

Comparte esto en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *